Reportajes de antaño Cap.2.: T.Celica turbo "C.Sainz&qu

TOYOTA CELICA TURBO 4WD "CARLOS SAINZ GRUPO A
Rebosante de tecnología punta de competición, el nuevo Toyota Celica Grupo A es el “outsider” más temido por el hegemónico y poderoso equipo Lance en el Mundia de Rallyes.
La potencia del motor del nuevo Grupo A de Toyota supera holgadamente los 350 CV, aunque la marca no lo reconoce oficialmente. El coche está terminado minuciosamente, y lo superfluo es sustituido en el interior por elementos más útiles (regulador de frenada, mandos de las estabilizadoras, etc).
Como suele ser habitual en estos casos, el Toyota Celica de calle y el de carreras poco tienen que ver. Aunque básicamente la versión de Grupo A aprovecha bastantes elementos del modelos de serie, las necesidades de la competición traen consigo un espectacular desarrollo tecnológico. Esa es la razón fundamental de que el coche que utiliza Carlos Sainz en el Mundial de Rallyes esté plagado de la más avanzada tecnología de competición, que le diferencia netamente del vehículo que sirve de punto de partida.
Apurando al máximo la reglamentación del Grupo A de la FISA, los nombre de Toyota han conseguido realizar un impresionante monstruo de carreras. El Toyota, como la mayor parte de los vehículos implicados en la lucha por el cetro mundial, es así un verdadero Grupo B de chapa. Y es que, en realidad, del coche de calle, grosso modo, sólo queda el monocasco de acero, la configuración básica de las suspensiones y del motor, y poco más. El primero de ellos es, además, convenientemente reforzado y aligerado a la vez. Dotado de la jaula de seguridad diseñada por el especialista Matter, y liberado de todo lo superfluo, pierde así un peso notable, ganando una apreciable rigidez. Las suspensiones, por su parte, reciben una profunda reestructuración, montando brazos y tirante más robustos, columnas de aluminio, amortiguadores de gas Bilstein de competición, muelles intercambiables, estabilizadoras regulables desde el habitáculo y un puente trasero tubular mucho más esbelto y eficaz.
Los frenos son también objeto de una importante variación. Incorporan discos ventilados en las cuatro ruedas, de mayores dimensiones, prescinden de la servoasistencia, montan pinzas de cuatro bombines, pastillas de competición y regulador de frenada en el habitáculo. La caja de dirección es de magnesio, al igual que el prolongador del volante, mientras que la columna deformable ve incrementado su tamaño. Por lo que al motor respecta, también se ha realizado un arduo trabajo, en busca de la máxima competitividad. Sin variar las cotas y la arquitectura básica del propulsor, se utilizan pistones de aleación aligerados, bielas también más ligeras y equilibradas, árboles de levas de competición de mayo cruce y un turbo de doble flujo, refrigerado por agua y tarado a 2.7 bar de presión máxima. Con esto y con un intercooler de mayores dimensiones, igualmente refrigerado por agua, un radiador sobredimensionado, culata retocada según el reglamento y una gestión electrónica profundamente revisada, con tres centralitas a e inyección multipunto, la potencia supera holgadamente los 350 CV. Este dato, lógicamente, no es nunca reconocido oficialmente por Toyota, ya que ninguna marca revela la potencia de sus coches, teóricamente limitada por el reglamento de la FISA a 300 CV.
Pero la baza más importante del Celica Grupo A la protagoniza su transmisión, la más sofisticada de las que se utilizan en el mundial de Rallyes. La caja de cambios de seis marchas, dientes rectos y relación cerrada de competición, se ve completada por un sistema de tracción total tan refinado como eficaz. Gracias a esto, el pilo puede variar el reparto de par a su gusto y desde el habitáculo, en diferente proporción en aceleración, retención, frenada y cuando se tira de freno de mano en las horquillas. De esta forma, influye decisivamente en el comportamiento del coche, consiguiendo aprovechar el máximo el potencial del motor en cualquier circunstancia.
De momento, en lo que va de temporada, el Toyota sólo ha podido doblegar a los Lancia en el especialísimo Safari. Pero no cabe la menor duda de que es el rival más temido por la escuadra italiana, más en manos de Carlos Sainz. Su evolución está siendo más lenta que la del coche italiano, sobre todo en lo que a motor se respecta, aunque sólo hay que darle tiempo al tiempo, pues no dudamos de que el campeón español, con la tenacidad y la capacidad de trabajo que le caracteriza, sabrá pronto hacer del Celica una implacable máquina de ganar.

FICHA TÉCNICA
Motor:
De cuatro cilindros en línea delantero transversal. Cilindrada, 1.998 cc (86 x 86mm). Gestión electrónica digital, con tres centralitas, inyección electrónica multipunto Nippon Denso, turbocompresor de doble flujo refrigerado por agua (2,7 bar de presión máxima) con intercooler aire/agua. Cuatro válvulas por cilindro en V a 50º, accionadas a través de los dos árboles de levas de competición. Potencia máxima no declarada (300 CV según reglamento FISA de Grupo A). Par máximo 41,8 mkg entre 3.600 a 4.000 r.p.m.
Transmisión:
Tracción total, con reparto de par entre ejes variable desde el habitáculo por medio de un sistema hidráulico X-GTrac. Caja de cambios manual de seis velocidades X-Trac de competición.
Bastidor:
Suspensión delantera independiente, de tipo McPherson, con triángulos inferiores reforzados de acero, brazos transversales de fibra de carbono, columnas de aluminio, amortiguadores Bilstein de gas, muelles helicoidales y barra estabilizadora regulable desde el habitáculo; rótulas Uniball. Detrás independiente, de tipo McPherson, con puente trasero tubular de acero, dobles trazos transversales, tirantes longitudinales, columnas de aluminio, amortiguadores Bilstein de gas, muelles helicoidales y barra estabilizadora regulables desde el habitáculo; rótulas Uniball. Frenos de competición, con pinza de cuatro bombines Halcon y discos ventilados en las cuatro ruedas. Llantas, de aleación O.Z. Racing de competición. Neumáticos Pirelli de competición.
Cotas:
Largo/ancho/alto: 4.410/1.745/1.300 mm. Batalla 2.525 mm. Vías (del./tras): 1.510/1510 mm. Peso en vacío: 1.140 kg.

Moolaaa tio… :wink:

Nos falta uno de estos en el foro…creo q alguno se anunció en compra-venta pero ninguno ha quedado en el club…

Gracias por ponerlo,Mikelillo!
La verdad es q desde q tengo el MR2 me intereso mucho mas por todos los vehiculos Toyota,asi q…gracias!

A mandar :). Lástima que dicen que el MR2 y el Celica los dejan de hacer… por otra parte se habla mucho del nuevo Supra. Que saquen lo que saquen pero ya! (y baratito)
El próximo “reportaje” será el del Nissan 300ZX, que también mola un poquito.

Si es k es lo que hay :slight_smile: