El Nissan R390 GT1: El unicornio

El Nissan R390 GT1 fue un automóvil de carreras construido para las 24 Horas de Le Mans de 1997 y 1998. Se construyó para competir bajo las reglas de estilo gran turismo, lo que requería una versión homologada para carretera, aunque esta nunca se vendió.

Después de regresar a las carreras de autos deportivos en 1995, Nismo tuvo cierto éxito con sus Skyline GT-R LM que habían competido en la clase GT1. Sin embargo, estos autos fueron rápidamente superados por la afluencia de nuevos fabricantes que estaban utilizando lagunas en las regulaciones de GT para construir autos de carreras que tenían poca semejanza con sus competidores de clase GT1. Esto llevó a la creación de máquinas como el Mercedes-Benz CLK GTR y el Porsche 911 GT1, así como el desarrollo del McLaren F1 GTR. Por lo tanto, los Skyline GT-R de Nismo necesitaban ser reemplazados por maquinaria construida con un propósito más específico.


Tom Walkinshaw Racing (TWR), Nismo comenzó el desarrollo del R390 GT1, llamado así en seguimiento de la tradición iniciada en los años 60 con el Nissan R380. La primera decisión de Nismo y TWR fue la elección
del motor. Los previos Skyline GT-R LM habían usado el fiable motor RB26DETT de seis cilindros en línea, pero el diseño era antiguo para un coche de carreras, usando un bloque de hierro que agregaba peso. Nismo optó por revivir el motor Nissan R89C, un coche de carreras de la época del Grupo C. Su motor, el VRH35Z, era un V8 de 3.5L que utilizaba un bloque de aluminio, además de tener un centro de gravedad más bajo y una mejor capacidad para ser utilizado como miembro estructural sobre el RB26. Por lo tanto, el motor fue mejorado y designado VRH35L, y produciría aproximadamente 641 hp (478 kW) a 6800 rpm.

El automóvil de carretera legal es capaz de acelerar de 0 a 60 mph en 3.3 segundos, y de 0 a 100 mph en solo 6.8 segundos. El cuarto de milla se completa en solo 11.1 segundos a 134 mph (216 km/h). Y alcanza una velocidad máxima de 220 mph (350 km/h).


Para 1998, el R390 fue modificado, principalmente en la extensión de su carrocería trasera para crear más fuerza descendente de manera natural, resultando en una versión “de cola larga”.

El grupo de diseño del coche fue liderado por Tony Southgate, miembro de Tom Walkinshaw Racing y diseñador del Jaguar XJR-9 que había ganado en Le Mans. Debido a esto, el R390 GT1 tiene un parecido con el Jaguar XJR-15, que también fue desarrollado por TWR y basado en el XJR-9. El desarrollo del coche se logró en un corto período de tiempo, especialmente porque no tuvieron que construir un motor desde cero. Nismo y TWR también tuvieron que construir una versión de producción del R390 GT1 para cumplir con las regulaciones de producción. Solo se construyeron dos R390 legales para carretera, y un coche de carretera terminó en almacenamiento en la instalación de Zama de Nissan, en Kanagawa. Y la otra unidad de este unicornio, no sabemos dónde está pero imaginamos que estará muy bien cuidada por un orgulloso propietario.

4 Likes

Todavía conservo la prueba en revista,y bueno algún dato más en mi biblioteca,sin duda éstos años de Nissan,ya no vuelven

2 Likes

Uno de los que se vendieron para competir ahora legalizado para circular por carretera: